Sobreviviendo a largos viajes

Al vivir en Barcelona, he aprendido a viajar varias horas sola y, en la mayoría de las ocasiones, con escalas de por medio. Suelo hacer un viaje largo al año para ir a visitar a mi familia a Ecuador y siempre, pero siempre, me toca hacer escalas. Varía dependiendo de la ruta, pero normalmente es Madrid, aunque también he hecho rutas como BCN – Frankfurt – Panamá – Guayaquil o BCN – Philadelphia – Miami – Guayaquil. Y ya llevo cinco años viajando así.

Aunque el año pasado pude viajar a Asia y fui acompañada. Me sentía extraña estar tantas horas en un avión en compañía.

Y es por esto por lo que he decidido dar unos consejos para sobrevivir a estos largos viajes:

  • Vestir ropa cómoda

Sabemos los aviones son muy incómodos y tenemos poco espacio para estirar las piernas o movernos. Por lo que, si llevas ropa muy ajustada, será más incómodo. Al igual que los zapatos, tienen que ser cómodos para caminar, porque muchos aeropuertos son muy grandes y, como digo yo, no acaba nunca el pasar de una terminal a otra.

También, lo que incluyo  es un jersey y un pañuelo por si el aire es muy frío, sea en el avión o dentro del aeropuerto.

  • Artículos para distraerse

Puede que el avión tenga pantalla con las últimas películas estrenadas, o quizás sea de los que tienen 10 pelis antiguas o que ya te has visto.

Y por eso cuando viajo llevo un libro para leer mientras espero en la sala de embarque o durante el vuelo. Y desde hace un par de años, que existe Netflix, descargo películas y series. Ya me tocó en un vuelo de 8 horas, que el avión no tenía tele propia y aprendí la lección de llevar mi propio entretenimiento.

  • Hidratarse

Es muy importante tomar mucho líquido cuando tienes un viaje muy largo. Lo que hago es, aunque es caro, me compro una botella de agua dentro del aeropuerto, porque dentro del avión te dan en vasos pequeños que no duran mucho. Entonces ahí dentro prefiero pedir un vaso de jugo. O también pido algún té en las cafeterías del aeropuerto o agua caliente y yo llevo mis propias bolsas de té (eso lo hago poco).

Entiendo es muy incómodo el estar pidiendo permiso para ir al baño cuando estás sentado en la ventana, pero si no se bebe líquido puede doler la cabeza y es lo más incómodo pasar por esto en un viaje largo.

  • Descansar

Muchas veces es incómodo dormir en los aviones, pero hay que descansar. Por lo menos intentar dormir un par de horas. Lo que funciona muy bien, son las almohadas para el cuello, aunque confieso es incómodo el estar llevándolas por todos lados y estar pendientes de que no se caiga. Pero funcionan de maravilla, más si no estás sentado en ventana.

También algo que llevo es la máscara para cubrirme los ojos, así no me molesta si hay alguna luz y me pongo música relajante para evitar distraerme con las conversaciones.

Si nada de esto ayuda, muchas personas llevan una pastilla de melatonina (natural) para dormir, pero no soy doctora para recomendar esto. Y la verdad tengo facilidad para dormir en vuelos largos, sobre todo si son durante la noche.

  • Mantener la higiene

No hay que olvidarse de mantener una buena higiene durante un viaje largo. Hace unos once años me pasó que mi vuelo se retrasó más de doce horas (estaba con mi abuela y mi primo) y de casualidad llevaba una camiseta en mi maleta de mano. Desde esa experiencia, suelo viajar con desodorante, cepillo y pasta de dientes, cepillo de pelo y ropa interior. Además, que luego de las comidas en los aviones, suelo lavarme los dientes e igualmente antes de aterrizar. Y si es necesario me aplico el desodorante y un poco de perfume. Al igual que quizás me ponga un poco de cubre ojeras, polvo, colorete, lápiz labial y me cepillo el cabello. Algunos pueden pensar que exagero, pero después de este pequeño ritual, que realizo antes de desembarcar, me siento más renovada y “limpia” (aunque llegue a ducharme a casa).

  • Llevar snacks

Esto es un indispensable en mi mochila de viaje. Ya me ha pasado que en vuelos largos que las aerolíneas ofrecen una sola comida o hay mucha diferencia entre una comida y el snack o cena; entonces suelo llevarme frutos secos o un paquete de galletas (o quizás ambos). Si es un vuelo muy temprano, me llevo alguna fruta y un sánduche (así también evito comprar en el aeropuerto). Pero siempre, siempre, tendré comida.

Rossana 😊

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: