Visitando Siem Reap y recorriendo el Parque Arqueológico de Angkor

Abril 2019

Fue toda una aventura viajar desde Ciudad Ho Chi Minh hasta Siem Reap (Camboya). Como conté en la entrada “Tips para viajar a Vietnam y Cambodia”, compramos los pasajes en la aerolínea Cambodia Angkor Wat por temas de precio. En Vietnam Airlines, los pasajes estaban sobre los 300 euros cada una, mientras en la aerolínea escogida costaban la mitad, por lo que sí era una diferencia considerable. Pero, aunque haya leído comentarios malos sobre la aerolínea, pensé que quizás exageraban como a veces sucede. Pero no, esta vez tenían razón.

Ya los días anteriores me decía que no podía hacer el check in online y nuestro equipaje de mano debía pesar 7 kilos máximo, y, siendo realistas, no pesaba eso. Al llegar al aeropuerto tuvimos que hacer la fila para facturar y ya íbamos viendo cómo revisaban cada equipaje. ¡Oh no! Nos asustamos las tres. Tratamos de meter todo en las mochilas que llevábamos, pero, al momento de llegar al mostrador todas nos pasábamos del peso.

Mi tía decidió ponerse toda la ropa encima (¡¡con el calor que hacía!!) y decidimos facturar una sola maleta de mano (nos costó 60 dólares) y las otras dos llevarlas como equipaje de mano. ¡Perfecto, lo logramos! Al llegar al hotel en Siem Reap descubrimos que mi tía llevaba como 12 prendas encima de ella. Tuvimos que hacer un video mientras se iba sacando todo y riéndonos de su locura. Obviamente lo compartimos con la familia.

Luego de acomodar y devolvernos las cosas de cada una, decidimos dar un paseo por el Night Market (Mercado Nocturno) y cenar ahí. Cuando llegamos nos encantó el sitio, la decoración, tanto de las calles, como de los locales eran impresionantes. Me recordaba mucho a la playa Montañita ubicada en Ecuador.

Aunque el mercado tiene pocas calles, pudimos disfrutarlo. Nos detuvimos en uno de los sitios y pedimos comida. Luego de esto, mi tía insistía en que quería hacerse un masaje de pies con peces. Parece que es muy común este tipo de negocios en el Sudeste Asiático. Es una costumbre que consiste en tener peceras grandes con peces en el interior, donde los turistas meten los pies y sienten cómo estos animalitos se acercan y empiezan a morder (no es dañino).

Todavía no me creo que haya metido los pies en las peceras para un masaje

Terminamos metiendo las tres los pies en estas peceras, donde por 20 minutos te dan masajes unos pequeños peces. Cuesta alrededor de 2 dólares, y aunque al principio puede ser un poco desesperante luego te acostumbras, y hasta te ríes. En un momento teníamos unos 8 turistas al pie nuestro filmándonos y riéndose de nuestras reacciones. Mi prima y yo no parábamos de gritar y reír. Aunque parecía muy asqueroso, lo disfrutamos y es una experiencia que se debe vivir, por lo menos una vez (claro, después nos lavamos muchísimo los pies al llegar al hotel).

Creo que mi cara lo dice todo (me daba muchas cosquillas al inicio)

A la mañana siguiente, luego del desayuno, nos recogieron en el hotel. En este caso, escogimos una excursión privada para visitar los templos dentro del Parque Arqueológico. La visita, claramente, incluía también Angkor Wat, considerada la estructura religiosa más grande del mundo (templo hinduista). Nos decidimos por la agencia Green Era Travel, por los comentarios de Trip Advisor y el tour fue el que más nos llamó la atención, ya que incluía los templos principales, además de ver el atardecer en Angkor Wat. Lo quisimos hacer privado para poder disfrutar más; íbamos a pasar desde las 8am hasta las 17h aproximadamente, por lo que no queríamos tener que depender de más personas. Además, por temas de precios, aunque haya sido un poco más caro, valió totalmente la pena pagar esa diferencia.

Para poder entrar a los templos, hay tres tipos de entradas (cada entrada viene con la foto del portador que te toman en las taquillas):

  • 1 día: 37 dólares (33 euros aproximadamente)
  • 3 días: 62 dólares (55 euros aproximadamente)
  • 7 días: 72 dólares (64 euros aproximadamente)

En nuestro caso, íbamos a visitar los templos dos días, pero al no existir este tipo de entrada, compramos la de 3 días. No teníamos otra opción de compra, y la verdad consideramos que un día es muy poco para poder ver lo más importante. Más adelante les explico las rutas que hay.

El horario de los templos es desde las 5 de la mañana hasta las 17:30. Hay ocasiones que por el número de turista pueden extender el horario y puedas ver el atardecer.

Y bueno, contándoles el recorrido, hay bastantes opciones. Ten en cuenta que los templos tienen una extensión de 3.000km2 aproximadamente. Son realmente grandes y no se puede acceder caminando, porque en su época fue considerada una ciudadela.

  • Tour guiado: como les comenté arriba, nosotras escogimos esta opción, que quizás no es la más barata, pero es la que te va contando la historia al detalle. Hay varias agencias que lo realizan, en Internet hay un sinfín, solo hay que tener cuidado de los timos (como recomendamos en Vietnam también). Nosotras queríamos una experiencia única y no ir paseando por nuestra cuenta, ya que uno se pierde detalles que hay que ver o historias que los guían saben muy bien.
  • Tuk-Tuk: así como en Vietnam, aquí también son muy utilizados. Nosotras lo utilizamos el segundo día y pudimos ir con más calma. Lo negativo es que no pueden entrar a los templos, por lo que el conductor hace una pequeña introducción afuera y luego entras por tu cuenta (pactando un tiempo determinado). Encontrarás los tuk-tuk por todo Siem Reap, hasta afuera de tu hotel (ahí fue donde lo contratamos el día anterior). El precio es de alrededor unos 20 dólares (15 euros).
  • Tour en taxi/minivan: muchas personas optan por esta opción, donde pagan entre 20 a 40 dólares por persona, por día. La minivan se llena y van visitando los distintos templos dentro de la ciudadela. Lo positivo que podría decir es que van con aire acondicionado, pero considero que es ir con el tiempo muy justo (pero no podría confirmar porque no tomamos esta opción).
  • Bicicleta: como última opción y la más económica es alquilar una bicicleta. Puede costar 3 dólares al día (2 euros aproximadamente). Eso sí, entre las opciones es la menos cómoda y rápida entre todas. La verdad pensando en las temperaturas de 40 grados y pedaleando la bicicleta, no soy muy valiente. Pero si te gusta la bicicleta puedes optar por esta opción, ya que vas a tu propio ritmo.

Para poder ver los templos existen dos circuitos: el pequeño (que hicimos el primer día) que incluye los templos más famosos: Angkor Thom (ciudad donde están los templos Bayón, Baphoun, Recinto Real), Angkor Wat, Phnom Bakhen y Baksei Chamkrong. Más abajo les contamos de ellos.

El otro, es el Gran Circuito, y recorre los templos más alejados. Este lo hicimos el segundo día en tuk-tuk.

Y ahora sí, ¡empieza nuestro recorrido!

Nos subimos a la minivan luego de pasar por Taquillas y anduvimos por un largo camino decorado por figuras. Pasamos por el South Gate (Puerta del Sur) para dirigirnos al primer templo: Bayón. Al ser el primero en visitar, nos llamó mucho la atención ya desde afuera. El guía nos contó que es uno de los templos más visitados y fotografiados; y con mucha razón porque es impresionante. Las mejores horas para visitar es muy temprano por la mañana y al final del día, ya que hay muchos turistas.

South Gate en el Parque Arqueológico de Angkor
Entrando al Bayon Temple, el primero en nuestra visita

Fue construido por Jayavarman VII (Rey durante el Imperio Jemer) a finales del siglo XII y principios del XIII. Es el único templo utilizado como santuario budista Mahayana (a Buda). En este se podrán encontrar más de 200 rostros, que son obra del ego del Rey. Hay varias teorías sobre si representan al mismo Rey o a Avalokitesvara que es el bodhisattva de la compasión o también a ambos al mismo tiempo. Estos rostros son impresionantes de ver y no te asustes porque están por todos lados y hay ocasiones en que te sentirás observado por ellos. Cuentan con muchos detalles y hacen que se vuelva un templo único que no se pueden perder.

En el Templo se pueden encontrar más de 200 rostros. ¡Están por todos lados!

Además de los rostros comentados, también tiene figuras que representan escenas de la vida en el país durante el siglo XII. Hay alrededor de 11.000 figuras. Algo que hay que comentar en la visita a los templos, es que la mayoría cuenta con distintos niveles en donde hay que subir piedras, a veces hasta muy grandes, por lo que es recomendable ir con zapatos deportivos para caminar cómodamente. Y también hay que tener cuidado de no resbalarse.

Este Templo es una joya en cuanto a arquitectura. Fue el primero y desde ahí ya Angkor nos enamoró

Recuerdo que había una temperatura de 38 grados, pero con sensación de 43, fue enserio toda una aventura.

Luego de visitar Bayón, nos llevaron a Baphoun Temple, el cual fue construido antes de toda la ciudad de Angkor Thom, a mediados del siglo XI por el Rey Udayadityavarman II. Fue dedicado a Shiva (religión hindú), pero a finales del siglo XV se convirtió en un templo budista (se puede encontrar un gran Buda reclinado en el segundo nivel) añadido en esa época.

Este templo fue construido inadecuadamente, ya que la base era demasiado blanda (suelo arenoso), por lo que se cree que ya se ha derrumbado gran parte de este (antes de que se haya convertido en templo budista). Han existido dos proyectos de restauración del templo: el primero se canceló debido a la Guerra Civil en 1970, y el segundo se dio en 1996 (arquitecto Pascal Royère y duró 16 años. Es llamado el “templo montaña” y al subirlo se puede ver una de las mejores vistas de toda la ciudadela de Angkor.

Baphoun Temple

Para poder llegar hay que caminar por un sendero largo y por esto es mejor visitarlo temprano en la mañana o al final del día, ya que el sol no pegará tanto. Entre lo que se puede encontrar dentro, son esculturas de hombres en batalla, flores de loto, cazadores, animales y representaciones de la mitología hindú.

Acabando estos dos templos, el guía nos llevó al Royal Enclosure (Recinto Real), que incluye el Palacio Real, Phimeanakas (Palacio del Cielo) el cual era un templo privado del Rey, la terraza de los elefantes, terraza del Rey Leproso y la Puerta de la Victoria.

Tomando foto a la entrada del Royal Palace
Phimeanakas (Sky Palace) forma parte del Recinto Real
Impresionada con todo lo que iba viendo en tan poco tiempo de empezar el recorrido.
En la foto: Phimeanakas Sky Palace
Elephant Terrace parte de la arquitectura que se puede ver en el Recinto
Figuras que se puede ver en la Terraza del Rey Leproso
Una de las tantas figuras de Buda que se encuentran en todo el Parque Arqueológico. Esta se encuentra en la Terraza del Rey Leproso
Turistas realizando el paseo por los Templos en tuk-tuk

La verdad es que todo lo que veíamos era impresionante, desde las entradas a los templos y todos los detalles que tienen. No podíamos todavía decidir cuál era nuestro favorito. Además, que el guía era un experto en el tema y nos iba contando todo al detalle. En el Royal Enclosure, hay más detalles, paredes contando historias de la época, símbolos, y lo que más nos llamó la atención era la cantidad de animales representados en piedras. En verdad estos templos son un gran descubrimiento.

Saliendo del recinto, nos dirigimos a uno de los templos más famosos: Ta Phrom o también llamado Templo de la Jungla (Jungle Temple) o Templo Tomb Raider. Pues sí, la famosa película de Angelina Jolie que fue filmada en este impresionante sitio. Teníamos muchas ganas de conocer el famoso árbol (hay que saber que se forma una gran fila para tomarse la foto y solo tienes un par de minutos para tomártela).

Al principio pensábamos que este era el árbol que aparece en Tomb Raider, pero el guía nos dijo que no. Igualmente no perdimos oportunidad y nos hicimos una foto en este hermoso sitio
El famoso árbol que aparece en Tomb Raider con Angeline Jolie.
Este se encuentra en Templo Ta Phrom en Angkor, Camboya
Y ahora sí, después de hacer la fila, pude hacerme las fotos. Ojo, sólo tienes pocos minutos para hacértelas.

Este templo fue construido en 1186 por el Rey Jayavarman VII dedicado a su madre (anteriormente había construido Preah Khan, el cual fue dedicado a su padre). Este representa a la diosa de la sabiduría Prajñāpāramitā. Fue utilizado como universidad para los monjes budistas y monasterio real hasta la muerte del Rey, en donde se convierte en un templo hinduista por el Rey Jayavarman VIII.

Nos sorprendía el nombre de Templo de la Jungla y a decir verdad tenía muchísimas plantas y árboles por todos lados (ficus gibbosa y tetrameles nudiflora). Podrán ver mi cabeza levantada en una de las fotos, ya que eran muy altos. Lo que nos contó el guía es que, la zona de Angkor, fue abandonada durante el siglo XV, y hasta cincos siglos después, cuando los franceses descubren el templo, encuentran que la selva había crecido y poblado todo. Por respeto y por cómo se veía, decidieron conservarlo tal cual. La verdad es que le da un toque único entre todos los que habíamos visitado. Sin contar la fila y las fotos al apuro en el árbol, puedo decir que es mi favorito.

Admirando las ruinas que se encuentran en el Templo y viendo los árboles tan grandes
Así se ve el templo desde la parte de atrás

Y ahora sí, llegó el turno de conocer Angkor Wat, la octava maravilla del mundo. Había leído tanto sobre este, que no podía ocultar mi emoción. El guía, para evitar la gente, nos hizo entrar por atrás mientras nos contaba su historia.

Es el templo mejor conservado del Parque Arqueológico y sin duda el más famoso y grande (vivían aproximadamente 20.000 personas en él). Fue construido a principios del siglo XII durante el Imperio Jemer, en donde funcionaba como el centro político y religioso (hasta que Bayón se convirtió en la sede real). Además de esto, incluía el Palacio Real, por lo que era considerado el templo principal de la ciudadela. Fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en 1992.

Cada vez me impresionaba más de este sitio. Sin duda hay que conocerlo
El guía nos dejó recorrer el sitio un rato por nuestra cuenta. Conocimos a esta señora, donde por un par de monedas nos dio unas pulseras que guardaríamos de recuerdo

La palabra Angkor viene de: Nokor (camboyano) y Nagara (voz sánscrita) que se traducen como capital. Y Wat (palabra jemer) que significa templo. Este nombre, aunque es conocido actualmente así, se llamó inicialmente Perah Pisnokar. Esto por el Rey Suryavarman II.

Al igual que otros de los templos, consta con recintos y pisos. Inicialmente fue dedicado al dios Vishnú.

Luego de caminar tanto durante el día entre rocas y piedras, nos dedicamos a descansar un rato admirando las vistas de Angkor Wat. Era impresionante verlo desde lo lejos, además que hay un lago donde se lo puede admirar todo desde el frente.

Junto a la entrada de Angkor Wat, la octava maravilla del mundo

Hicimos esta pequeña pausa para refrescarnos, tomar unas fotos y esperar hasta el atardecer (faltaban como dos horas más o menos). La verdad es que no pudimos disfrutar tanto ese momento, porque el sol no estaba tan fuerte, pero igual no nos creíamos que hayamos conocido un sitio tan impresionante y reconocido a nivel mundial. Es un lugar que las personas deberían conocer en algún momento.

Vistas del Templo desde el lago
Con mi prima sacándonos fotos
Aprovechando cada momento. No quería que el día acabe
¡Simplemente espectacular!
El atardecer visto desde el otro lado. Dentro de las actividades en el Parque se puede volar el globo

Puede ser realmente agotador ir recorriendo todos los templos, subir las escaleras para visitar los distintos niveles, pero les digo que vale la pena. Aunque acabes con los pies que te duelen.

Fuera del Angkor Wat venden grillos. Mi prima y tía quisieron probarlos. Me comí uno y es…crocante (suficiente con uno)
Y también vendían gusanos. Listo ya probamos estos dos una vez en la vida

El guía nos dejó en el hotel y pudimos descansar. Por cierto, el almuerzo lo hicimos en uno de los sitios que se encuentran dentro de la ciudadela.

Nos fuimos a dormir temprano, porque al día siguiente teníamos que despertarnos a las 3:45 am y además ¡era mi cumpleaños!

Rossana 😊

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: