Día de paseo por Girona

El 11 de septiembre fue festivo en Cataluña y con mis amigas organizamos una excursión para aprovechar las últimas semanas del verano y divertirnos un poco. Nuestro destino: Peratallada, un pequeño pueblo en la provincia de Girona (ubicado a una hora cuarenta aproximadamente, en carro, desde Barcelona). Escogimos este sitio porque hace unos meses mi hermana me había enviado una publicación de Instagram sobre el mismo y, al mismo tiempo, cuando revisaba con una amiga qué sitio queríamos visitar, ella estaba viendo el mismo que yo. Era una señal que teníamos que ir.

Peratallada es considerada uno de los conjuntos medievales más conservados e importantes de Cataluña. Y no hay duda, es uno de los sitios más bonitos que he visitado.

En cuanto llegamos con mis amigas (éramos cinco en total) quedamos fascinadas con el lugar. Caminar por sus calles de piedras, perdiéndose en ellas y su arquitectura, hace que te sientas como si hubieses viajado muchos años en la historia.

Llegamos muy temprano (a eso de las 10:30) y lo bueno fue que no había muchos turistas, teníamos casi que el pueblo para nosotras. Aprovechamos para tomarnos fotos y es que cada esquina y lugar es para fotografiar. Como anécdota del viaje, estaba tomándome una foto en una puerta azul que me había gustado cuando escucho a un niño que dice “esta es mi casa”, oops pedimos disculpas y permiso para tomarnos la foto.

Nosotras tomándonos foto en una de las casas. ¡Nos encantó su puerta azul!
Parece que en Peratallada es común pintar de color azul las puertas de las casas

Y es que como les contaba, todo es como si estuvieras en una película de Disney. También hay muchas tiendas, de manualidades, ropa, souvenirs, pero una que nos gustó mucho fue de velas y aromaterapia; apenas entrabas en ella había algo mágico que hacía que te olvides del bullicio de los turistas fuera.

Peratallada es un pueblo muy pequeño, en dos-tres horas ya has visto todo y te has tomado muchas fotos, por lo que decidimos seguir con nuestro día de excursión y nos fuimos a Pals, que queda a 10-15minutos en carro. Habíamos llevado nuestros propios sánduches, por lo que antes de adentrarnos en el pueblo, nos los comimos en un parque.

Pals es un poco más grande que Peratallada, pero su centro histórico también es medieval. Uno de sus atractivos es la torre románica, que fue construida en los siglos XI y XIII. Ya había visitado este pueblo en el 2017 y me había gustado mucho, pero volver ahí y con menos turistas me hizo recordar por qué me había gustado la primera vez. Y es que, al igual que el anterior, el caminar por sus calles te hace sentir como si estuvieras en la época medieval con los caballeros, princesas y todas las historias que se cuentan de los siglos pasados. Es como si revivieras por ti, la película de la Princesa Prometida.

Me encantaron estas lámparas que encontramos en Pals

Y bueno para acabar nuestro paseo visitamos Palamós (18 minutos en coche desde Pals), ubicado en la costa Mediterránea. Este sitio es famoso por sus gambas (ya eran las cuatro de la tarde y así y la mayoría de los restaurantes ya había cerrado la cocina y tampoco teníamos hambre). Dentro de Palamós se puede visitar el famoso museo de la Pesca.

Es un pueblo muy bonito, con las casas de colores y se veía muy activo. No habíamos llevado traje de baño, y eso que hacía mucho calor. Espero seguir contándoles sobre otra aventura pronto.

Rossana 😊

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: