Conociendo Hoi An, la ciudad más pintoresca de Vietnam

Abril 2019

Continuando mi aventura en Vietnam con mi tía y mi prima, ahora les contaré sobre Hoi An, la ciudad más pintoresca y mi favorita de Vietnam. También podría contarla dentro del Top 10 de mis ciudades favoritas en el mundo.

Nos tocaba dejar atrás la ciudad de Hanoi para dirigirnos a la costa central de Vietnam. Pedimos al hotel que nos arreglara un taxi muy temprano para el aeropuerto. Reservamos nuestro a Da Nang en Vietnam Airlines. No tuvimos ningún inconveniente y antes de las 11 de la mañana ya estábamos ahí.

Hoi An no tiene un aeropuerto dentro de la ciudad, por lo que se tiene que volar a Da Nang, que es una ciudad que se encuentra al norte de Hoi An. Nos quedamos con las ganas de visitar Da Nang, ya que hay varios sitios turísticos que visitar, como el Puente de las Manos o Golden Bridge, que tiene un dragón que todos los sábados a las 9am bota fuego por su boca durante unos 15 minutos. Pero bueno lo dejaremos para otra escapada.

Para poder llegar a Hoi An hay varias opciones: taxi, autobús público, furgoneta, moto o alquilando un carro (aunque si se comparan con los precios asequibles de un taxi normal, no sale tan a cuenta).

Muchos optarían por ir en autobús público por ser la opción más económica, pero no es la más adecuada. Este bus no pasa por el aeropuerto directamente, la parada se encuentra a 3 kilómetros y para llegar ahí hay que ir en taxi. El viaje en autobús dura entre 70 a 80 minutos.

Otra opción es viajar en furgonetas que salen directamente desde el aeropuerto. Hay varias empresas como: Hoi An Express, Dichung Taxi y Tiim Charter. Se puede ir solo o también se puede agrupar con otros pasajeros.

Existen también los taxis privados que se pueden contratar en la salida del aeropuerto sin ningún problema, y, al igual que la furgoneta, se pueden compartir con otros pasajeros.

Antes de viajar, investigamos la forma más rápida para llegar, porque solo teníamos dos días para visitar la ciudad. Finalmente optamos por pedir un taxi, realizamos la solicitud desde Hanoi, y el taxi nos esperaba en el aeropuerto, para que llevarnos directamente al hotel de Hoi An. En 45 minutos aproximadamente habíamos llegado al hotel.

Luego de instalarnos y dejar nuestras cosas, nos fuimos de camino al centro de la ciudad. En el hotel nos recomendaron Morning Glory Restaurant para almorzar, por lo que nos dirigimos directamente ahí. Pedimos platos para compartir entre todas y resultó muy bueno. Salvo que estaba lleno y tuvimos que esperar para que nos sirvieran.

Morning Glory Restaurant ubicado en el Old Town de Hoi An

Mientras íbamos caminando, nos fijábamos en las calles con sus casas pintadas de amarillo y lámparas de colores que colgaban de los cables de electricidad y también se encontraban en las fachadas de las casas y locales como parte decorativa. También se pueden ver tiendas de pinturas, cuadros, artesanías, trajes (sale muy económico hacerse uno a medida) y vestidos de seda. Cada calle tenía su encanto y hacen de Hoi An una ciudad única y pintoresca. Imagínense en la noche cuando encienden las lámparas chinas y el Old Town se ilumina.

Nos encantó la decoración de las calles del Old Town

Para poder visitar los sitios turísticos de Hoi An, hay que comprar un bono turístico, en donde por 120.000 VND (5 euros aproximadamente) puedes entrar a 5 atracciones de la ciudad (hay unas 22 en total). Estos bonos se consiguen en la Oficina de Información Turística ubicada en la calle Quan Su número 80. Al momento de comprar te entregan un mapa con todos los sitios.

Dentro de Hoi An, hay bastantes Casas típicas que están abiertas al público, al igual que Salas de Asambleas como las llaman. De los lugares turísticos empezamos por Hainan Assembly House, que fue construida en 1851 por chinos que vivieron en Hoi An para servir a la comunidad y realizar actividades religiosas por personas de Hainan (provincias ubicada en China). El salón se utiliza para adorar a 108 comerciantes que vinieron de China y fueron confundidos por piratas y asesinados. Y dada esta situación, el Rey Tu Duc ofreció dinero para que creen este sitio turístico para que puedan ser adorados.

Seguimos nuestro camino y visitamos el Templo de Quan Cong, el cual está dedicado a un general chino que representa la sinceridad, lealtad y justicia. Este Templo es uno de los más importantes que visitar en la ciudad. En el interior se puede ver una estatua representando al General.

Aquí en Hoi An, como se habrán fijado, hay una gran influencia de la cultura China, pero también de la japonesa y francesa. Es por toda esta multitud de culturas, es que ha sido considerada como Patrimonio de la Humanidad. Esta ciudad fue un importante puerto pesquero desde el siglo XVI al XVIII y es por esto por lo que varios extranjeros se radicaron aquí.

Nuestro siguiente punto turístico fue la Asamblea Phuc Kien, que podría considerarse una Pagoda China. Esta está dedicada a la diosa del mar y a los navegantes. Fue construida en el Siglo XVII y dentro de esta se puede encontrar la maqueta de un barco de vela de 1875 y en el altar una diosa. Así mismo, también se puede disfrutar de varias pinturas y un lindo jardín.

Una de las casas más antiguas de Hoi An es la de Quan Thang, que fue un capitán y comerciante chino, el cual la construyó a principios del siglo XVIII. En la casa se verá mucha arquitectura China, pero también vietnamita y japonesa. Al igual que hay una gran cantidad de cuadros, lámparas, objetos y muebles. Es considerada una reliquia histórica y cultural.

Continuamos caminando por la ciudad y llegamos al Mercado Central, entre las calles Hoang Dieu y Tieu. Aquí las calles son muy estrechas y hay que tener cuidado. Se puede compra todo tipo de souvenir y probar de la gastronomía de la ciudad. Aquí compramos unas carteras de bamboo, por un precio muy económico vs lo de las tiendas en España. También compramos pendientes del mismo material y unos collares de perlas para mi abuela.

Mercado Central de Hoi An
Vendedora ambulante recorriendo el Old Town
¡Qué ganas de llevarnos unas lámparas!
Divertidas postales de la vida cotidiana

Y ahora llegó el momento más especial de todo el viaje y podría considerarlo también un recuerdo para toda la vida. Es el Festival de Linternas, que se celebra todos los meses del año en el día 14 del mes lunar. Cuando leí acerca de este Festival por Internet y que coincidía con nuestro viaje, no lo dudé y le comenté a mi prima y mi tía para ir y coordinamos los días para poder estar en Hoi An. No nos arrepentimos.

Este Festival empieza a las 18h, en donde todas las personas de la ciudad se dirigen a la orilla del río Thu Ban. En este día se celebra el Nacimiento y la Iluminación de Buda, empezando una época de cambio y prosperidad.

Las personas preparándose para vivir el Festival de Linternas

Toda la ciudad apaga sus luces artificiales y se encienden las velas de papel. Nosotras quisimos vivir la experiencia completa y nos subimos a una barca con nuestras velas. Hicimos el recorrido por el Río Thu Ban, y cada una depositó su vela de papel en el agua mientras pedía un deseo. Fue un momento único y especial para nosotras, ya que no creíamos estar en un sitio tan mágico y aún más de poder disfrutarlo en familia.

Disfrutando del momento
Nuestras velas de papel listas para disfrutar del Festival
Uno de los momentos más mágicos que he vivido. ¡Gracias Hoi An!

Había muchas barcas en el río, y muchas velas de papel que recorrían sus aguas llenas de sueños por hacerse realidad.

Si estás en Vietnam durante el Festival, no te olvides visitar Hoi An
ara todos es un momento único que hay que vivir

Al bajar de la barca, se puede disfrutar de la gastronomía tradicional en la calle y escuchar bailes y cantos. También es muy bonito caminar a orillas del río y ver la ciudad iluminada por las velas. Es para una postal.

Entre los platos típicos están: Banana Pancake, Donut, Shrimp y Crab Cake, entre otros

Sobre el precio, tener cuidado y negociar. Aproximadamente el paseo en barca cuesta 5 euros y cada vela entre 20 y 50 céntimos.

Se puede ver desde niñas hasta señoras mayores vendiendo las velas de papel a la orilla del río

Y para terminar nuestro primer día en Hoi An, visitamos el Mercado Nocturno (Night Market), cruzando el Hoi An Bridge. Este Mercado abre todos los días a partir de las 19 horas. Aquí puedes encontrar todo tipo de souvenir, probar, si te apetece, la comida local y disfrutar del ambiente nocturno de la ciudad. En lo que respecta a comida, puedes encontrar hasta ranas como snack.

Contentas con el día, nos fuimos al hotel a descansar.

Al día siguiente nos levantamos muy temprano, reservamos tres bicicletas y luego de desayunar salimos a la aventura. Digo aventura, porque manejar en bicicleta en Vietnam es muy divertido y peligroso. Teníamos que ir con 4 ojos cada una, para poder cruzar las calles, tocábamos el pito de las bicis para poder cruzar, la que iba primero en la fila (india) avisaba a las otras dos si venía carro para poder avanzar a la siguiente calle. Hasta que al llegar al Old Town todo se tranquilizaba porque no podían entrar carros; sólo teníamos que estar atentas con las personas caminando. Fue muy divertido el paseo y totalmente recomendable. Es una de las mejores formas de vivir la ciudad. Uno va disfrutando de la brisa que corre, mientras va pedaleando por las callecitas del centro llenas de colores. Hicimos varias paradas para sacar fotos.

Sobreviviendo en la bicicleta entre carros, motos, camiones y peatones
Al llegar al Old Town todo se vuelve más tranquilo. Vale la pena la aventura

Lo bueno de las bicicletas es que solo teníamos que poner seguro con la llave y se bloqueaban automáticamente. No había que poner ninguna cadena o amarrarlas. Lo único que había que cuidar el llavero.

Anduvimos por la orilla del río y luego nos adentramos en las calles del Old Town para empezar las visitas que nos quedaron pendientes de anterior.

Empezamos por la Casa Tan Ky, que es otras de las visitas principales en la ciudad. Fue construida a inicios del siglo XIX por un comerciante chino. Es una casa con mucha importancia, ya que vivieron ahí 7 generaciones de la familia Le. La casa tenía dos entradas, una que da a la calle Nguyen Thai Hoc (actualmente llena de tiendas y es el acceso para entrar) y la otra da a la orilla del río (calle Bach Dang, que era muy útil para el ingreso de mercancía).   Se puede ver que el material más utilizado es la madera. Así mismo se pueden ver azulejos y muchas piedras. En cuanto a la arquitectura, cuenta también con la mezcla de los estilos chinos, japoneses y vietnamitas. Esta es la única casa de Hoi An en donde se reciben a jefes del país y extranjeros. Al igual que es la única que se ha convertido en Patrimonio Nacional por la UNESCO.

Interior de la Casa Tan Ky
Se puede encontrar una mezcla de distintas arquitecturas

Otra de las casas que visitamos fue la de Phung Hung, y fue construida hace más de 100 años por un vietnamita. Se utilizaba para la venta de especias como canela, pimienta, sal, además de seda y vidrio. Al igual que las casas visitadas anteriormente, cuenta con la arquitectura china, japonesa y vietnamita. Actualmente cuenta con los muebles originales.

Y ahora sí, llegamos al Puente Japonés. Fue construido a finales del siglo XVI y sin duda es el sitio turístico más importante de Hoi An y la imagen de la ciudad. Lo habíamos visto por la noche el día anterior durante el Festival de las Linternas y es realmente increíble verlo iluminado por las velas de papel.

Este Puente lo construyeron mercaderes japoneses para unificar su barrio con el chino. Durante años han tratado de darle una imagen más vietnamita pero no lo consiguen, ya que el estilo japonés está muy marcado. En 1999 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Si lo quieres cruzar debes pagar con uno de los tickets del bono y también unirte a la multitud de turistas que pasan por ahí y los destellos de flashes. Dentro del puente se encuentra una pequeña capilla budista donde se ve a Bac De, que representa la reencarnación del Emperador Jade.

Puente Japonés, ícono de Hoi An

Para comer decidimos ir a uno de los lugares más típicos de Hoi An y probar el plato más famoso: Banh Mi. El sitio, como el plato lo dice, se llama Banh Mi Phuong y está ubicado en la calle 2b Phan Chu Trinh, Cẩm Châu. Cuando llegamos había una gran fila para pedir, pero teníamos muchas ganas así que esperamos. El Banh Mi, es un bocadillo de pan baguette blanco y harina de arroz. Se le pone varios encurtidos de zanahorias, chile, rábano, cebollas, pepino, cilantro y carne o tofu. Las proteínas más famosas para poner son: pollo, cerdo, paté chicharros (una especie de pez). Finalmente lo untan con mayonesa y aderezo Maggi.

Probando el Banh Mi, plato tradicional de Vietnam

Este plato fue creado durante la ocupación francesa. Es más, al inicio los llamaban “sándwiches franceses”, debido a los ingredientes que provenían de ese país; para luego incorporar también hierbas y especias locales. Servía para alimentar a los trabajadores pobres, y es por esto por lo que es famoso por su bajo precio (1 euro aproximadamente).

En cuanto llegas al mostrador te atienden súper rápido. Es como un Subway callejero, donde vas indicando los ingredientes que quieres incluir en tu Banh Mi. Hay varias personas atendiendo y van pasando tu orden para incluir cada uno de los ingredientes. Al final puedes decidir si te lo llevas o lo comes dentro (hay dos plantas con mesas y sillas para compartir). El Banh Mi te lo sirven en una bolsa de papel y también puedes pedir jugos de frutas que son muy ricos.

El Banh Mi nos gustó mucho. Cada una lo pidió según sus gustos y tolerancias de comida, pero todas terminamos satisfechas. Con nuestras bicicletas nos fuimos al hotel a darnos un baño en la piscina, ya que hacía mucho calor y humedad especialmente. Nos decepcionó un poco la piscina, ya que sentíamos el agua muy caliente. No sabíamos si era mejor estar dentro de la piscina o fuera de la misma.

No sabía si la temperatura estaba mejor dentro de la piscina o fuera de ella

Y por esto decidimos tomar el shuttle del hotel e irnos a la playa Cua Bai (una de las más famosas). El hotel tiene un resort en esta playa, que es muy famoso y grande. Nos quedamos alrededor de una hora, el agua no estaba muy agradable para bañarnos.

Volvimos al hotel y nos dimos una ducha para refrescarnos. Volvimos a pedir bicicletas y fuimos nuevamente al Old Town, donde visitamos el Mercado Nocturno. Cuando nos volvíamos, mi tía vio un sitio de masajes y decidimos darnos un gusto (además los precios de masajes son muy asequibles). Nos dieron un masaje en los pies (era la primera vez que nos hacíamos mi prima y yo; había ratos donde nos dolía y otros que nos daba cosquillas). El masaje también incluía unos minutos en la espalda. Salimos súper relajadas y fuimos a cenar.

Puente que cruza el Río Thu Bon ubicado en el Old Town de Hoi An
Un masajito después de pasarnos el día caminando

Esta vez nos decidimos por una recomendación del hotel. El sitio se llama Café 43 y quedaba a 2 minutos caminando. Fue la mejor comida de todo el viaje. La comida estaba deliciosa y además se notaba que era casera. Nos decidimos por una ensalada de pollo con vegetales, unos tallarines, arroz blanco y otros platos más. No nos defraudó y además por un precio económico. Creo que pagamos $9 por las tres o algo así. ¡Súper recomendable!

Café 43, nuestro sitio favorito para comer en todo Vietnam
¡Todo estaba delicioso!

Y ahora a despedirnos de Hoi An, ya que al día siguiente viajábamos muy temprano a Ho Chi Minh City (Saigon). Sin duda la mejor ciudad visitada en el viaje y que se encuentra en mi top 10 de las mejores ciudades visitadas en el mundo. Espero tener la oportunidad de visitarla nuevamente 😊

Rossana 😊

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: