Conociendo Dubrovnik

Septiembre 2019

Estaba muy emocionada porque ya había llegado el día en que viajaría a Dubrovnik, Croacia. Llevaba 3 años esperando viajar a “La Perla del Adriático”, como es conocida. Es por esto que, aprovechando un festivo, cogí un par de días de vacaciones.

Momento de embarque

Viajaría sola los primeros días, pero luego me encontraría con una amiga y la mamá. Había leído sobre la seguridad de la ciudad, y preguntado a amigos que habían viajado ahí y me convenció de arriesgarme a la aventura.

Llegué al aeropuerto para embarcarme hacia mi nueva aventura.

Aterricé en Dubrovnik a las 14:45 desde Barcelona (Vueling) y busqué el bus (Platanus) para llegar a la ciudad. Había comprado mi ticket por Booking y había investigado las paradas y cuál estaba más cerca del sitio donde me alojaría. Me enteré de que la parada que había visto sólo la hacía a la vuelta de la ciudad para el aeropuerto, así que tuve que improvisar un poco.

Logo de la compañía

Tomé el bus y me senté de lado del conductor. Las vistas desde ahí son espectaculares, ya que al ir bajando la montaña vas viendo el paisaje (aunque eso sí, pega mucho el sol a la hora que yo fui).

A lo lejos se puede ver la muralla y el Old Town de Dubrovnik

Me bajé en la segunda parada que era la Central Station y preguntar cuál bus iba hasta Lapad que era la zona donde me iba a hospedar. Para poder pagar el bus público me tocó cambiar 10€, en donde el cambio no era el más adecuado (1€ = 7 kunas). Un consejo, es mejor comprar los tickets del bus en un kiosko en la calle (cuesta 12 kunas, mientras que en el bus 15 kunas).

(ejemplo de bus público en Dubrovnik
Foto de la página: https://www.turismodubrovnik.com/autobus )

Después de esperar 40 minutos al bus (iba con retraso), me subí en él (luego de asegurarme que era el correcto). El conductor me avisó de la parada y en 2 minutos veía el letrero del Guest House donde me hospedaría. Dije ¡al fin! Ya que iban a ser las 17:30 y recién estaba llegando. Casi me muero al ver los 30 escalones más o menos que había que subir para llegar a la entrada.

Escalera para llegar al Guest House

Timbraba, timbraba y nada. Llamé al teléfono que indicaba y un chico me comentó que llamaría a los padres que deberían estar ahí. A los 3 minutos escuché un ruido y se asomó Lile, la dueña, que se cruzó de la casa de al lado en una escalera. ¡Había estado celebrando el cumpleaños del vecino! Lily me estuvo enseñando el departamento (que era igual que en las fotos de Booking e incluso con balcón) y me refresqué para salir.

Vista desde el Guest House
Imágenes de la habitación.
Cumplía con las fotos publicadas en Booking

Bajé a la calle principal a tomar el bus 4 que me llevaría al centro (Pile Gate). Tras asegurarme de que era la dirección correcta esperé unos 3 minutos a que llegara y en 15 minutos ya estaba en el Old Town de Dubrovnik. Tomé un par de fotos fuera de la Puerta y luego la crucé.

Entrada a la muralla por Pile Gate

Me quedé impresionada al ver la famosa calle principal Stradun (significa callejón y en la época antigua era como llamaban a esta avenida). También me impresionó ver la cantidad de personas, especialmente turistas. Gente sentada alrededor de una fuente, otros tomándose fotos, tours, músicos, personas tomando helado, entre otras.

Stradun, la calle principal de Dubrovnik
Música en Stradun

Vi a mis amigos de Ecuador a lo lejos (de coincidencia se encontraban de vacaciones aquí). Me enseñaron la ciudad, tomamos un helado en la famosa heladería Pepinos (de Cookies y Lemon Pie), y me llevaron al sitio donde grabaron la escena de Game of Thrones “Shame, Shame, Shame…” tomándonos las respectivas fotos. No podía faltar probar el Shame Mojito que mi amigo se pidió (me comentaron que la hamburguesa Shame no valía la pena). 

Para los que han visto Juego de Tronos: «Shame, shame, shame»
Enamorada con los colores del cielo

El Old Town es muy pequeño y después de verlo por encima (tenía muchos días para perderme entre sus calles pequeñas) decidimos sentarnos a tomar algo para ponernos al día sobre nuestras vidas.

Celebrando el reencuentro

Al despedirnos en Pile Gate, fui a la parada del bus (ya había cambiado euros en el centro a 7,10 el cambio), y ya de vuelta a casa a descansar.

Al día siguiente me levanté muy temprano, a las 7:30. Tenía el esperado Tour de King’s Landing (Game of Thrones) a las 9:15 en el centro. Llegué al pie del Pile Gate y había muchos grupos de gente. Estuve buscando y a las 9:10 vi al chico. Al acercarme me comentó que por el mal tiempo (nublado y un poco de viento) mucha gente había reprogramado el tour. ¡Así que terminó siendo un tour privado! Y ya a las 10:30 salió el sol y el clima mejoró del todo. En Otoño el clima puede ser muy distinto, durante la mañana y en la noche refresca y durante el día si hay sol puede ser muy caluroso. Según el pronóstico del clima para los días que iba a estar eran lluvias, entonces llevé pantalón largo, culotte, un mono largo y tejano. La próxima ya sé por experiencia que mejor llevar un poco de todo e incluir bañador 😉.

Empezamos el tour subiendo muchas escaleras hasta el Fort Lovrijenac (San Lorenzo) o Red Keep en Game of Thrones para ver escenas que se rodaron ahí y las vistas hacia el Old Town. El precio del fuerte es de 50 kunas (te hacen descuento si presentas el de las Murallas y viceversa).

Vista al Fuerte de San Lorenzo

Robert, el guía, me comentó que había aparecido de extra en 3 temporadas de la serie y una de ellas había sido grabada ahí. En esa escena aparecía de guarda de seguridad de Cersei. Tenía una foto con el vestuario y con un compañero y de fondo los personajes de Cersei y Jamie (creo que esto no podía contar). Otra foto que tenía era con el personaje de Mountain. Me estuvo contando sobre los requisitos para aplicar a la audición y uno enviaba esa información y luego era cuestión de suerte que te llamaran. Muchas personas renunciaban a sus trabajos para salir de extra en la serie.

Localización donde grabaron escena de Joffrey Baratheon en Juego de Tronos
Vista a la muralla y Old Town de Dubrovnik

Luego de bajar las escaleras del fuerte pasamos por un pequeño puerto donde salen los barcos para kayak. En este sitio también se había grabado escenas de Juego de Tronos (especialmente la última donde Jon Snow se despide de Arya, Sansa y Bran).

Localización de Juegos de Tronos
Localización donde grabaron una de las escenas de la última temporada de Juego de Tronos con los Stark
Lo que hace la tecnología (la torre en la foto)

Luego de las fotos, seguimos y nos adentramos en el Old Town. Me enseñó otros sitos de la serie como Walk of Shame, donde me comentó que la escena no fue grabada por Lena Headey (la actriz que hace de Cersei), sino por otra chica, ya que Lena estaba embarazada (hicieron cambio facial). Arriba del todo, el guía fue a buscar las réplicas de las espadas, escudo, y otras herramientas que se utilizaban en la serie. También tenían la campana de Shame.

Shame, Shame, Shame
Réplicas de las armas, escudo y campana utilizadas en Juego de Tronos

Vimos tres sitios más dentro del Old Town para acabar con las vistas al Old Port. Me dio varios tips sobre Dubrovnik. Importante saber que los días Jueves y Sábado por la mañana llegan los cruceros con turistas, por lo que la ciudad se llena de gente y es imposible andar con tranquilidad. ¡Gracias Robert por el tour! Ojalá pueda cumplir su sueño de en 5 años visitar todos los sitios donde se grabó la serie.

Ya iban a ser las 12 y tenía todo el día para perderme dentro de Dubrovnik. Lo primero que hice fue visitar Banje Beach, que es la playa más famosa de la ciudad. Se encuentra saliendo por la Ploče Gate a 4 minutos caminando. En verano debe haber mucha gente, pero a ser final de Septiembre no había mucha. Me acerqué a tocar el agua y estaba un poco fría. Igual hubiera sido genial llevar el bañador y echarme un rato en la arena a escuchar el mar.

Una de las playas más famosas
Lástima que no tenía bañador (aunque el agua estaba fría para mi parecer)

Así que, al no tener bañador, seguí con la ruta. Siguiente parada: buscar la tienda donde tienen el Trono de Juegos de Tronos para sacarme la foto. La encontré fácilmente; le dije al chico que venía del tour de Robert y me hizo la foto sin problema (normalmente te la hacen por comprar algún souvenir). Igual terminé comprando 4 imanes y un vaso de shot.

Réplica del Trono de Hierro de Juego de Tronos

Ahora sí, a perderme en las calles de Dubrovnik. Ya que estaba en la parte de arriba de la ciudad, aproveché para conocer esa parte. Ver cada café, tienda, escalera, detalles de las casas con la ropa colgando fuera, sus balcones y ver a la gente. La ciudad tiene muchos escalones. Podemos decir que está dividida por la calle Stradun, y tanto a la derecha como izquierda tienes muchos restaurantes, tiendas de artesanías y souvenirs, cafés, casas de cambio, es una ciudad pensada en el turismo. Al mismo tiempo tiene su encanto y uno podría pasar varias veces por el mismo sitio y ver cosas nuevas.

Un poco de la vida en Dubrovnik

Llegó la hora de la comida y me decidí por una mesa en uno de los callejones. Había visto en Menú que tenían filete de pollo con papas y quería algo sano. Se demoraron bastante en traerme la comida y por esto me dieron un 10% de descuento (habré tardado más de una hora y estando sola).

Listo, ya había recuperado fuerzas por lo que en una hora iría a recorrer las murallas de la ciudad. Roberto me había comentado que la mejor era a las 17h si vas por la tarde porque no hay tanta gente. Hay tres entradas para subir a las murallas: por Pile Gate, por el Fuerte de San Juan y por la Puerta de Ploče. Decidí entrar por la última que la tenía más cerca. Al haber ido en la mañana al Fuerte de San Lorenzo, me hacían descuento en la entrada (en vez de pagar 200 kunas, pagué 150). Lo tienen bastante organizado, porque al subir indican el camino por el que debes ir y es unidireccional (nadie puede ir en contravía). Hay distintas salidas en el camino por si no quieres dar la vuelta completa. ¡Yo lo quería lograr!

Hay que seguir el camino para recorrer la muralla

La Muralla fue construida en el Siglo XII, pero ha sido reforzada dos veces: tras la Independencia de la República de Venecia y luego para proteger a la ciudad del Imperio Otomano luego de la caída de Constantinopla (S. XVI – 1453). También fue afectada durante la Guerra con Serbia y Montenegro, donde la ciudad fue bombardeada. Sobre el largo, tiene 2 kilómetros y 35 metros de altura. Tiene alrededor de 700 escalones. Así que el recorrido total dura aproximadamente 1 hora 10-15 minutos.

Las vistas desde las Murallas son fantásticas. Por un lado, tienes la parte de la ciudad con sus techos rojizos/café (esto debido a que algunos de ellos han sido reconstruidos luego de los bombardeos), y por el otro tienes el mar, la Isla Lokrum y las montañas. Vale la pena subir y recorrerlas. Hay distintos lugares donde se puede descansar, venden agua y también encuentras cafeterías. Había mucha gente, pero no imposible de caminar. Pude hacer las fotos que quise sin problema y también me tomaron algunas. ¡Eso sí! Llevar agua y ponerse bloqueador, que, aunque haya entrado casi a las 17h hacía mucho calor y el sol picaba.

Vistas de los tejados y el mar desde la muralla
Turistas paseando por la calle de Stradun
Captando los techos rojizos del Old Town

Después de 1 hora 10 más o menos bajé de nuevo a la ciudad por la misma parte por donde entré. Decidí ir caminando hasta Lapad, donde se encontraba mi Guest House. Había leído en Internet que las vistas eran muy bonitas. Por cierto, Robert, el guía, me comentó que Croacia es uno de los 5 países más seguros de Europa (y este último el continente más seguro del planeta). Por lo que podía caminar con tranquilidad, que hasta podía pasar la noche durmiendo en un banco en la calle y nadie me molestaría, salvo los policías. Esto último un poco exagerado, pero bueno, uno siempre va con su chip activado y sus pertenencias al ojo, especialmente cuando hay mucha gente.

Hermosa vista caminando del Old Town al Guest House en Lapad

Pasé por un supermercado para comprar cena, desayuno y algo para picar al día siguiente. Luego de 38.000 pasos en el día, más de 700 escalones, llegué al departamento a cenar, ducharme y descansar. Había sido un día cansado pero genial. Al día siguiente todavía tenía para más.

Decidí dormir un poco más y me desperté a las 8:30 a desayunar tranquilamente, darme una ducha y salir para el centro. Tenía planeado visitar la Isla de Lokrum. Decidí ir caminando hasta el centro y llegué al Old Port justo para tomar el bote que me llevaría al paseo. El primer barco de ida a la isla sale a las 9am, el siguiente a las 10 y luego cada media hora. Mientras que el barco de la vuelta sale a las :15 y :45 de cada hora (por ejemplo 15:15, 15:45, 16:15, etc.).

Puesto de venta de los tickets para ir a la isla de Lokrum

Cuidado al comprar el ticket, a la entrada del puerto hay varios puestos que te venden tour a otros sitios. Para ir a Lokrum debes seguir caminando y está un señor sentado con el letrero de la isla y a lado un barco de madera identificando que va hacía allí. El ticket cuesta 150 kunas e incluye el viaje de ida y vuelta y la entrada a la Reserva Natural. Lo mejor es ir durante la mañana para aprovechar el día y que hay poca gente. ¡Eso sí! El último bote sale a las 18h desde la isla y nadie puede quedarse.

El bote que lleva a la isla

El viaje dura aproximadamente 15 minutos. Cuando llegas a la Isla, bajas del bote y te vas de excursión. Llevaba conmigo un folleto que me había dado Robert, el guía del tour de GOT, ya que varias escenas se habían rodado ahí y se encontraba la réplica original del trono de la serie. Así que antes que la gente fuera, decidí buscar el sitio.

Alejándome del Old Town
La guía para encontrar las localizaciones de Juego de Tronos

La isla está señalizada, por lo que no me costó encontrar el antiguo Monasterio. Dentro se encuentra una sala con videos de Game of Thrones. La segunda sala, y última, es donde se encuentra el famoso Trono de Hierro y también información sobre las familias de la serie. Luego de esperar unos 5 minutos tomé las fotos al trono vacío y luego pedí que me hicieran algunas. Al salir di la vuelta por los jardines del Monasterio.

El original Trono de Hierro de Juego de Tronos

Ahora sí, decidí perderme un rato por la isla. Mientras iba caminando vi a un conejo que salía corriendo a esconderse. Me dio mucha risa. Todo olía a naturaleza y a limpio. Era un momento de paz, desconexión, lejos del ruido del centro de la ciudad y turistas. Seguí caminando y al llegar a un prado, me di cuenta de que nunca había visto a tantos conejos y pavos reales juntos al mismo tiempo. Con el resto de gente les tomamos fotos. Hasta el pavo real abrió sus plumas y nos mostró sus colores. Llegué al sitio que se llama Rocks, y me quedé impresionada. La naturaleza me encanta y más si está el sonido del mar a los lejos. Decidí caminar por las rocas y me senté a admirar el horizonte. Por un lado, podía ver la ciudad de lejos y montañas y por otro, el mar infinito.

Pavos reales paseando por Lokrum
Pavos reales paseando por Lokrum
Paisaje para desconectar del ruido de la ciudad y de turistas

Me habré quedado unos 10 minutos sentada escuchando el mar y viendo el paisaje, hasta que decidí continuar. Llegué al llamado Dead Sea, que es una laguna natural en donde había unas 3 personas dándose un baño. El agua era de un color verde agua y estaba rodeada de árboles y rocas.

Laguna Natural «Dead Sea»

Seguí caminando por toda la isla, mientras iba siguiendo los carteles. Por varios ratos me quedaba sola sin nadie que pasara a mi lado. Sólo escuchaba el cantar de los pájaros. Volví al puerto, por donde había llegado, y me senté en un banco a comer unas galletas. No sé en qué momento apareció un conejo a 10 pasos de mí. Venía olfateando la comida y se iba acercando cada vez más, mientras que yo me iba levantando lentamente y alejándome de él. Había leído en los letreros que estaba prohibido dar de comer a la fauna de la isla (aunque luego vi gente que lo hacía y no me pareció correcto). Tuve que guardar mis galletas en el bolsillo e irlas comiendo disimuladamente mientras caminaba.

Señales en la Isla con los minutos para llegar a cada sitio
Más vistas relajantes en la Isla
Tuve que detener mi momento relajado, ya que el conejo venía a robarme mis galletas (es prohibido darles de comer a los animales)

Luego de este descanso, volví al Monasterio y sus alrededores para, ahora sí, seguir los 5 sitios donde habían grabado Juego de Tronos ¡y lo logré! Pude imaginar todas las escenas que salían en mi folleto. Lo que más me costó fue llegar al Fort Royal. Siguiendo las señales, llegué a la subida (unos 35min en total desde el Puerto). Habrán sido unos 10 minutos subiendo la colina para llegar al punto más alto de la cima donde se encontraba el fuerte. La subida valió la pena, ya que las vistas desde arriba son impresionantes. Con el calor llegué muy cansada, por lo que me senté en un banco a tomar agua y disfrutar de las vistas. Por cierto, en la isla hay fuentes con agua que es seguro beber. En Dubrovnik el agua de la llave y fuentes que encuentras por la ciudad se puede tomar sin ningún problema, ya que viene de los ríos. También tienes baños públicos (limpios).

Como les contaba, desde arriba se puede ver toda la isla. Pude ver el Monasterio (vaya, ¡todo lo que había caminado!) y también el Puerto a la otra punta de la Isla. Este sitio era muy estratégico para atacar y defender. En el centro estaba el famoso Fuerte, donde puedes entrar y verlo por dentro (además de escaleras para tener más vistas desde más arriba).

La gran subida al Fort Royal
La subida valió la pena por estas vistas
Desde arriba se puede ver toda la isla (hasta se distingue el Monasterio)
Enamorada de estos paisajes

Ya era la hora de comer, así que me dirigí a The Rocks nuevamente, ya que durante la mañana había elegido este sitio para comer. ¡La isla ya se estaba poblando! Ahora había mucha gente, ya sea sentadas en la hierba o recorriéndola. Al llegar al sitio, me desilusioné un poco, la tranquilidad de la mañana se había ido. Había mucha gente tomando el sol, haciéndose fotos, y lanzándose al agua para darse un baño.

Busqué un sitio donde pueda estar cómoda y disfrutar del paisaje. Además, era este sitio, o en la zona de picnic con los pavos reales y conejos. Después de lo que me pasó con el conejo, pues decidí quedarme ahí. Saqué el sándwich que había llevado, mientras veía a unos chicos que se lanzaban al agua mientras se hacían videos. Uff quería disfrutar del agua como ellos.

Personas disfrutando del buen clima

Luego de un rato de acabar el sándwich, escuché el sonido y al girarme había un pavo real arriba de las rocas. La gente hacía videos y se reían del ruido que hacía. Me volví a girar pensando que no bajaría, pero me equivoqué y venía para mi dirección. Vaya el olfato de los animales es impresionante. Por lo que decidí tomar la misma estrategia que con el conejo; levantarme sigilosamente recogiendo mis cosas y retirarme de la zona. Mientras me alejaba, vi un sándwich tirado en medio de las rocas. Uff, pensé, parece que venía por ese sándwich y no por mí. Seguí mi camino y ya me dirigí al puerto para esperar el bote que me llevara de vuelta a la ciudad.

El pavo real comiendo del sánduche. Y yo pensando que iba por mí

Cogí el bus que me llevaba a Lapad ya que tenía que recoger mis cosas. Por la tarde llegaban mi amiga de El Salvador con la mamá y dormiríamos en un departamento al otro lado de donde me encontraba. Por suerte uno de los buses que paraban cerca del Guest House donde me alojé llevaba directamente a esa zona. Bajé del bus 5 en la última parada, cerca de la calle Zlatni Potok, donde quedaba el departamento. Seguí las indicaciones de Google Maps y me salí a 5 minutos caminando; de los cuales todos eran en subida (2 cuestas altas) y 5 pisos sin ascensor para llegar al departamento. Le recomendé a mi amiga que tomaran un taxi para llegar, ya que con las maletas iba a costar mucho.

Las vistas del departamento eran impresionantes. Se podía ver la Isla de Lokrum (que visité ayer) y el Old Town a lo lejos. La salida del sol y el atardecer eran impresionantes desde el balcón.

Disfrutando del atardecer desde la terraza
Vista de los colores del cielo y el Old Town

Al final llegó mi amiga con la mamá y después de descansar un poco (había tenido que madrugar), bajamos caminando al centro. Dimos una pequeña vuelta por sus calles y nos sentamos a comer, luego de decidirnos cuál nos llamaba más la atención. Me pedí un risotto blanco con gambas que estaba delicioso. Luego de esto, de vuelta al departamento (pasando en el camino por el supermercado) y a descansar.

Callecita con encanto
Risotto blanco con gambas – riquísimo

Al día siguiente descansamos un poco y al medio día salimos al centro. Les estuve haciendo de guía y nos detuvimos a comer hamburguesas con mi amiga (y la mamá ensalada). Por la tarde nos hicimos fotos en el puerto, visitamos las tiendas de artesanías, compramos souvenirs, y visitamos las Iglesias de la ciudad (se las enseñé una a una).

Y sí, tomé muchas fotos desde la terraza que les quiero compartir
El pollo se sale del pan 🙂
Desde el Antiguo Puerto

A las 18:15 teníamos el Tour en español (en Dubrovnik no hay Free Tours como en otras ciudades de Europa; por lo que reservé en la página de Civiatis. Y sí, después de 4 días de estar ahí recién iba a saber más detalles de la historia de Dubrovnik. La verdad es que estaba esperando a mi amiga con la mamá.

Lo empezamos fuera del Pile Gate y éramos alrededor de 11 personas. Primero nos comentó, viendo al mar y el Fuerte de San Lorenzo la historia de su creación. Fue para evitar el ataque de los Venecianos. Tuvieron que levantar el fuerte en 3 días, ya que les habían llegado las noticias que los habitantes de Venecia los querían invadir y sería el tiempo en que llegarían. Al ver el Fuerte levantado, los barcos se dieron la vuelta y volvieron a su tierra. Lo que no sabían es que sólo habían construido el muro alrededor para “engañarlos”.

Atardecer mientras aprendemos de la historia de Dubrovnik

Siguiendo con el tour, nos enseñaron la Fortaleza Imperial, ubicada en la montaña donde actualmente puedes llegar con el Cable Car (teleférico) hasta la punta. Esta Fortaleza los ayudó a combatir contra los austriacos, serbios y montenegrinos. Actualmente se encuentra el Museo de la Guerra de Independencia. Debido al tiempo no pude visitarlo, pero si te gusta la historia y aprender más de la ciudad lo puedes visitar (todos los días desde las 8:00 a 22:00 y el precio es de 20 HRK para adultos y 10 HRK los niños – viene incluida la entrada a la fortaleza). Para llegar aquí hay dos opciones: en coche (larga y estrecha carretera) o en el teleférico (Cable Car Station en el centro de la ciudad). El precio es de 120 HRK ida y vuelta. Otra opción que me comentó Robert, el guía de Juego de Tronos, es ir en Uber si son varias personas, porque se paga alrededor de 30 euros.

Siguiendo con el tour; entramos por la Pile Gate y recorrimos la ciudad amurallada: la Gran Fuente de Onofrio que, aunque tiene muchas llaves, no todas sirven; la calle Stradun que significa callejón (así la llamaban antiguamente de forma despectiva al ser la más larga de la ciudad; unos 300km). Nos contó también sobre las Iglesias que hay muchas que se utilizan para dar conciertos, exposiciones, obras, entre otras actividades. No todas las Iglesias dan servicio, ya que la ciudad es muy pequeña.

Gran Fuente de Onofrio

Hablando de Iglesias, el Patrono de la ciudad es San Blas, el cual tiene estatuas alrededor de la ciudad. Las podrás ver por todas partes. Mientras vivía era conocido por su don de curación milagrosa, tanto de personas como de animales. Actualmente es el patrono de los enfermos de garganta (faringe) y de los otorrinolaringólogos.

Iglesia de San Blas

Pasando la Iglesia está el Palacio del Rector, que es la sede del Gobierno y Residencia del Príncipe. Esta persona era elegida una vez al mes para ejercer las funciones de presidente de la Cámara. Los rotaban una vez para evitar la corrupción.

Siguiendo los pasos se encuentra la Catedral de Dubrovnik, la cual no pudimos visitar porque había un concierto afuera. Oficialmente se llama Catedral de la Asunción de la Virgen María.

Ya para acabar el tour, visitamos el Antiguo Puerto, donde se hacían los intercambios de mercancía y pudimos ver la réplica de uno de los barcos donde llegaba la gente a vender; el cual hoy en día tiene fines turísticos. Hora de despedirnos de la guía y nuestros compañeros en el tour.

Visita del Antiguo Puerto por la noche donde acabó el tour

Decidimos comprar unas pizzas para cenar en el departamento y descansar.

Al día siguiente, y el último de mis vacaciones, volvimos al Old Town, donde nos quedó por ver la Antigua Farmacia que funciona desde 1317 y sigue activa vendiendo, además de medicina, productos de belleza.

Mi siguiente parada fue el Cable Car Station, en las afueras del Old Town, para coger el bus Plantanus que me llevó de vuelta al aeropuerto para coger mi avión de vuelta a Barcelona. ¡Chao vacaciones! Espero volver pronto por esta zona de Europa.

Rossana 🙂

Viaje muy especial 🙂

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: